..........Las botellas utilizadas en España para gaseosa y refresco

0
COM
Si preguntáramos a cualquier persona cuál es la botella típica de gaseosa en España, responderá que es la botella de un litro de cristal con cierre mecánico de porcelana. Sin embargo, este tipo de botella solamente se generalizó a partir de los años 50, cuando se implantó el consumo de esta bebida en el ámbito familiar.

Típica botella española de gaseosa de 1 litro de capacidad.

Antes, el consumo tanto de gaseosa como de otros refrescos se realizaba solamente en celebraciones, fiestas o en establecimientos de hostelería, por lo cual los envases utilizados eran más pequeños, de 20 o 33 cl. de capacidad.

En cuanto a sistemas de cierre, el primero que se utilizó fue el corcho, que fue más tarde sustituido por el tapón mecánico, la botella Codd, o ya directamente el tapón corona en la década de los 30.

La botella Codd tuvo una fuerte implantación en nuestro país hasta esa década, en la que el tapón corona se generalizó. Alguna fábrica debió prolongar su uso algo más, pues la legislación prohibió su uso definitivo en la orden ministerial de 22/03/1955.
Como ya se ha comentado en otra entrada de este blog, este envase contaba con una serie de inconvenientes, como eran su alto coste, su riesgo de rotura, el afán infantil de conseguir la canica de su interior, su dificultad en el lavado y la falta de higiene (recordemos que la forma habitual de abrirlas era con el dedo, y al ir sin tapón se solía introducir suciedad en el interior de la boca). Las cajas utilizadas para el reparto de estas botellas contaban con compartimentos para cada botella hechos con esparto.

Caja de botellas Codd con compartimentos de esparto. www.todocoleccion.net


El tapón mecánico o de porcelana fue utilizado ya en las últimas décadas del s. XIX de forma minoritaria, aunque fueron bastantes las fábricas que lo adoptaron para sus gaseosas y refrescos, resultando algo incómodo para las botellas de pequeño formato. Como he dicho, su implantación fue espectacular desde mediados de los años 50 para las botellas de un litro.

La siguiente botella con su espectacular tapón, propiedad de Juan Ramón García Rivas, que me ha pasado amablemente su fotografía, demuestra que esta botella ya era utilizada a finales del s.XIX, pues era utilizada por la empresa de Tortosa de los Sres. Zaragoza y Cía, fabricantes de bebidas gaseosas de varios sabores y también embotelladores de cerveza.

Diario de Tortosa, 1888

Fotografía propiedad de Juan Ramón Gacía Rivas


A partir de los años 30, el tapón corona, también denominado chapa, se utilizó de forma regular y fue adoptado de forma masiva por los fabricantes de bebidas refrescantes. Tenía la ventaja de su bajo coste, su hermeticidad y su higiene, y, aunque los fabricantes adoptaron en los 50 el tapón mecánico para las botellas grandes, siguieron empleando el tapón corona para sus botellas pequeñas.

Otros sistemas de cierre utilizados de forma minoritaria fueron el tapón de rosca (con tapón de baquelita), o sistemas mixtos: tapón mecánico y tapón corona, tapón de rosca y tapón mecánico, etc.

En cuanto a los sistemas de marcaje, hasta la reglamentación de 1958 que obligaba a que figurara en los envases "necesariamente  grabado o impreso en forma indeleble en el tapón o en el cuerpo de los mismos el nombre o marca del fabricante y el nº de registro", los fabricantes españoles no eran muy dados a grabar las botellas destinadas a los refrescos, posiblemente por una cuestión de economía y porque así podían ser compradas de segunda mano o ser intercambiadas con las de otros fabricantes sin que se notara (la personalización se hacía en el tapón corona, que indicaba la procedencia de la botella). A pesar de que las botellas estaban bastante estandarizadas y en su mayoría eran bastante simples, las había decoradas con relieves de complejos motivos vegetales y geométricos, diseños exclusivos unas veces propiedad del fabricante y otra de las empresas vidrieras. Los colores utilizados, casi siempre en gamas del verde, variaban del blanco transparente al verde oscuro.

Cuando se adoptaba algún sistema de marcaje posiblemente era para disuadir de esas prácticas de intercambio, siendo el sistema más utilizado el grabado en relieve, empleado ya a finales del XIX, que también convivió con el "chorro de arena". A mediados de los 50 se impuso el grabado mediante serigrafía.  Estos sistemas de estampación serán ampliados en otra entrada.


Botellas de 0,20 con relieves. http://h2co3c.blogspot.com.es


Fuentes: Hernández Duque, Francisco. La fabricación de gaseosas y sifones en Navarra. Cuadernos de Etonología y Etnografía de Navarra nº 85

Isábal Mallén, Silvia. Historia de las fábricas de bebidas carbónicas en La Litera. Littera 3. Revista de estudios literanos. Cellit.

http://h2co3c.blogspot.com.es

..........Los primeros años de Coca-Cola en España

6
COM
Parece mentira que de una marca como Coca-Cola, objeto de atención y colección en todo el mundo, se sepa tan poco de su primera historia en España. Acudir a la web oficial no sirve de nada, pues se ignoran totalmente esos primeros años en los que Coca-Cola fue fabricada aquí. Sin embargo, hasta hace poco todavía quedaban personas capaces de dar testimonio de aquellos tiempos y además nos quedan las hemerotecas, donde se guardan los testimonios de una intensa campaña de publicidad por parte de la Compañía. Incluso he encontrado en un grupo de Facebook dedicado a la recuperación de imágenes antiguas de Barcelona una fotografía que nos muestra la fachada de la fábrica existente en Barcelona en los años 20:



Fotografía propiedad de J. López Ontiveros

En la hemeroteca del periódico La Vanguardia de Barcelona vemos que en 1999 la cuestión surgió dentro del apartado Cartas al Director y, en una carta publicada el 25 de julio, Fernando Duffo cuenta que fue su abuelo, Francisco Duffo, quien obtuvo el contrato para embotellar Coca-Cola para  "Barcelona y alrededores" en 1928. La familia Duffo sería posteriormente la creadora de la gaseosa La Casera, pero en aquellos años su marca de gaseosas era "El Rayo", y como tal, anuncia la llegada de Coca-Cola a la ciudad:



La Vanguardia, 17/06/1928


Efectivamente, las primeras publicidades de Coca-Cola las encontramos en ese mismo año en La Vanguardia, y se especifica que "se halla de venta por primera vez en Barcelona". Al mismo tiempo, se fundó la compañía Coca-Cola de España con sede en Barcelona, al objeto de nombrar nuevos embotelladores.

La Vanguardia, 04/09/1928
Muy poco después aparecen más publicidades en distintos periódicos nacionales. Investigando hemerotecas, se localizan unas cuantas fábricas de Coca-Cola en España, además de la de Barcelona: Bilbao (fábrica La Vizcaína S.A., que comenzó a embotellar el popular refresco en 1928, al mismo tiempo que Espumosos "El Rayo"), Guadalajara (Orange Cisne), Melilla (Weill Hnos., embotellador en 1929) y Sta.Cruz de Tenerife (La Perfección).  En 1930 aparecen documentadas además tres fábricas más en Cataluña:  Clotet de Granollers, Rigau de Blanes y Romeu de Vic. Hay que señalar que en 1928 en Tenerife la Coca-Cola que se ofrecía llegaba directamente de Estados Unidos.

La Prensa (Sta.Cruz de Tenerife, 15/06/1928)

Flores y abejas, revista festiva semanal (Guadalajara, 17/8/1930)




A Coca-Cola le costó triunfar en esos años, el público le atribuía un "sabor a medicina" del que la Compañía era consciente, por eso en sus anuncios afirmaba que "en cuanto la haya probado dos o tres veces, Coca-Cola se convertirá en su refresco favorito".

La Vanguardia, 21/05/1929


Otro de sus inconvenientes era el precio, 35 o 45 céntimos que, comparados con los 15 que costaba una botella de gaseosa, no la hacían apta para su consumo masivo. En Barcelona se vendían, según afirmaciones de Fernando Duffo, una media de 215 cajas diarias de 24 botellas.

Por todas estas razones, la publicidad fue intensiva. Se aludía en ella a su efecto vigorizante y a su poder refrescante. Deportistas famosos y estrellas de cine eran utilizados en sus anuncios, así como alusiones a los hoteles y cafés europeos de moda donde "la juventud más elegante" era firme partidaria de su sabor. En todos los anuncios se recordaba además, que 8 millones de botellas de Coca-Cola se consumían diariamente en el mundo, "desde Canadá hasta Argentina".
ABC Sevilla, 03/07/1930


ABC Madrid, 07/06/1932




Finalmente la compañía Coca-Cola, visto el éxito que iba adquiriendo la bebida, instaló finalmente en 1933 su propia fábrica en España, al menos en Barcelona, donde se estableció en la calle Aragón, con lo cual retiró las licencias de embotellado y las empresas dedicadas a este fin se convirtieron en meras distribuidoras del producto.
Lamentablemente, llegó la Guerra y Estados Unidos dejó de enviar suministro de producto base, por lo cual la fabricación de Coca-Cola cesó en nuestro país hasta que en 1953 se reaunudó, pero esa ya es otra historia.


Barcelona 1928. Postal colección particular.



Fuentes: Hemeroteca Biblioteca Nacional de España
              Hemeroteca de Prensa Digital. Ministerio de Cultura
              Hemeroteca La Vanguardia
              Hemeroteca ABC
              http://cervezabilbao.blogspot.com.es/2012/04/la-vizcaina-sa-fabrica-de-cervezas_5.html