..........Ca´n Ramis, en Felanitx (Mallorca)

0
COM
Esta semana el blog ha llegado a las 200.000 visitas, algo que jamás imaginé, pero que no hace sino estimularme para continuar con la labor de seguir recuperando la historia de nuestras fábricas de bebidas carbónicas. Desde aquí mi agradecimiento a todos los que en algún momento han pasado un rato de sus vidas leyéndolo.

Para celebrarlo, vamos a repasar la historia de una antigua fábrica mallorquina, Ca´n Ramis, que me ha hecho llegar Obrador Escribano Distribuciones S.L., viejos colaboradores del blog.



El comienzo de la historia de “Ca’n Ramis” es muy similar a la de muchos otros fabricantes de gaseosas de principios del siglo pasado.

La historia se remonta a 1905 en Felanitx, un pequeño pueblo situado al este de Mallorca. Allí existía una pequeña tienda de ultramarinos regentada por Margarita Ramis, que decidió ampliar el negocio instalando una pequeña máquina para el llenado de sifones y gaseosas.

En aquellos años se obtenía el gas introduciendo, en una especie de alambique, polvo de arenisca y salfumán. Tras la reacción química se producía el CO2, que era canalizado hacia el gasómetro y de allí pasaba directamente a la saturadora. Tardarían todavía unos años en utilizar el gas carbónico líquido que simplificaría notoriamente el proceso.

En los primeros años solo fue una pequeña parte más del negocio familiar, y no fue hasta 1919 cuando uno de los hijos de Margarita, Juan Obrador Ramis, se hizo cargo de esta parte del negocio, dedicándose exclusivamente a la fabricación y distribución de bebidas carbónicas.

En 1924 adquirieron el inmueble donde está actualmente ubicada la empresa, y curiosamente el motivo principal que les condujo a comprar ese local en concreto, fue que contaba con un gran aljibe de unos 300 m3, algo vital en una época en la que todavía no había agua corriente, y que les permitía contar de forma permanente con una reserva importante.

En los primeros años el reparto se realizaba con un carro y un caballo de nombre “Roig” (por su color castaño claro), y no fue hasta los años 30 cuando adquirieron el primer vehículo a motor, una furgoneta de segunda mano de marca Studebaker, que se modificó para el reparto de bebidas.


Botellas utilizadas por la fábrica


El 16 de junio de 1928 se instaló la primera fábrica de hielo de la zona, de lo cual se hizo eco el diario local. Un pequeño extracto del reportaje que le dedicaron rezaba así:

            Desde hace tiempo se sentía en nuestra ciudad la necesidad de montar

            una industria para la fabricación de hielo, que hasta ahora era forzoso

            importar de Palma [...] esta pequeña industria puede dar un rendimiento

            de 1.200 kilos diarios, suficientes para atender el consumo local “



            “Con esta implantación sale el consumidor grandemente beneficiado,

            las formas conservan su peso de 10 a 12 kilos, porque se evitan las perdidas

            inherentes al largo transporte [...] además se ha conseguido una rebaja

            del 50% en el precio:



                                   Barras de arroba 80 céntimos

                                   Medias barras     40 céntimos

                                   Al detalle a 10 céntimos el kg.”


En aquella época los camiones llevaban un departamento aislado con corcho para poder transportar el hielo mientras el resto de la caja era ocupado por las bebidas.

Esta parte del negocio funcionó hasta bien entrada la década de los 60, cuando paulatinamente las antiguas neveras fueron sustituidas por los modernos frigoríficos.

Uno de los nietos de Juan Obrador relata los duros años tras la Guerra Civil:

"Los años de posguerra fueron años especialmente duros, días de corazones tristes y estómagos vacíos, recuerdo que mi padre Miguel Obrador, me contaba que a él con seis años lo pusieron a repartir por las mañanas y por las tardes iba al colegio. Su hermano mayor de solamente 15 años conducía el camión.



Recuerdo que me contaba que solo tenía fuerza para llevar un sifón en cada mano y que además tenía que llevarlos en alto porque si no le iban rozando por el suelo, una estampa totalmente inconcebible hoy en día, pero que en tiempos de hambre era quizás el menor de los males."


En los años sesenta trabajaban en la empresa los seis hijos varones de Juan Obrador Ramis, así como sus mujeres y algunos de los hijos de estos, dándole a la empresa un carácter totalmente familiar. Solamente se contrataba a alguna persona externa en los meses de julio y agosto, cuando la familia no podía atender toda la demanda.


Dos imágenes de la fabricación de sifones



Esta década fue también la época dorada de la empresa, ya que con el “boom” turístico
abrieron muchos hoteles y nuevos establecimientos en la zona, así como en toda la isla. También los mallorquines vieron incrementado su poder adquisitivo, por lo cual aumentó el consumo de los refrescos.

Fue en esta época cuanto la empresa sacó al mercado algunos nuevos productos, como
por ejemplo el “Topacio”, que era una especie de lo que hoy en día conocemos como Bitter Lemon, que tomaba su nombre del color de la botella, similar a las de cerveza.


Entonces la empresa contaba ya con tres camiones que realizaban el reparto en los pueblos de alrededor y dos motocarros marca “ISO” con los cuales se realizaba el reparto dentro del propio pueblo.



Camiones de reparto de Productos Ramis


Poco a poco se fueron incorporando nuevas marcas a su cartera de productos. Entre otros, en el año 1954 la empresa se convirtió en una de las primeras distribuidoras de Pepsi, y en los sesenta incorporaron las cervezas Estrella Damm y El Turia. En 1973 se interrumpió la actividad de fabricación de gaseosas, que pasó a elaborar otra empresa, aunque se continuó con su distribución. La fabricación de sifones, en cambio, continuó hasta 2007.


Fue en 1989 cuando Juan S. Obrador Julia, nieto de Juan Obrador Ramis, pasó a hacerse cargo del negocio familiar, dándole impulso y una nueva visión, transformándolo progresivamente en una empresa dedicada únicamente a la distribución de bebidas, que actualmente da servicio a más de 1.500 clientes con una flota de 24 camiones y cubriendo la distribución de todo el levante de la isla de Mallorca.


Fotos cedidas por Obrador Escribano Distribuciones S.L., a quien desde aquí quiero mostrar mi agradecimiento.